Wajib, la película palestina censurada por la cadena de TV alemana ADR regresa a Colombia

  • Wajib, la película de la directora palestina Annemarie Jacir coproducida por Palestina, Colombia, Francia, Alemania, Dinamarca y Noruega, regresa este jueves 18 de enero a salas de cine de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Pereira y Manizales.

  • Esta comedia dramática está ambientada en Nazaret y es protagonizada por los actores Mohammad y Saleh Bakri, padre e hijo en la vida real. Mohammad le da vida a un maestro jubilado que se reencuentra con su hijo, quien desde hace algunos años está radicado en Italia, para cumplir con una arraigada tradición: entregar personalmente las 300 invitaciones al matrimonio de Amal, la más chica de la casa.

Estos personajes son interpretados por los actores Mohammad y Saleh Bakri, padre e hijo en la vida real. Saleh es Shadi, un joven que regresa a casa después de varios años de vivir en Roma para acompañar a su padre, un maestro de escuela divorciado, a entregar las más de 300 invitaciones de la boda de su hija. Mientras hacen el recorrido por las estrechas calles en un carro viejo, los tensos detalles de su relación llegan a un punto crítico desafiando sus frágiles y muy diferentes vidas.

Los recientes eventos del conflicto entre Israel y Hamas se trasladaron también al mundo audiovisual, con la decisión de ARD, la segunda cadena de radiodifusión más grande de Alemania, de retirar de su programación televisiva la película que contó con la coproducción de la cineasta colombiana Cristina Gallego (Ciudad Lunar) y la distribución en el país por parte de Cinecolor. 

Esta decisión llevó a la directora de la película, Annemarie Jacir a acusar de censura a la Asociación de Instituciones Públicas de Radiodifusión de la República Federal de Alemania – ARD, una de las más grandes del mundo, que cuenta con un presupuesto anual de unos 7.000 millones de euros y que tiene más de 20 mil empleados.

“Honestamente, es ridículo. No entiendo nada. La televisión alemana acaba de censurar la película; estaba previsto que se estrenara en televisión alemana el 19 de noviembre y decidieron prohibirla, eliminarla por completo de su programación”, dijo en su momento la cineasta palestina a los medios de comunicación, sobre la explicación que dio de la ARD para no emitirla:

“Ya habíamos incluido en nuestra programación la película Wajib… sin embargo, dados los recientes acontecimientos en Medio Oriente, actualmente creemos que no está colocado correctamente en el programa, ya que podría malinterpretarse debido a su perspectiva narrativa”, afirmó ARD en un comunicado. 

Por su parte, productores y distribuidores de la película en varios países del mundo se reunieron y acordaron buscar opciones para que Wajib sea vista de nuevo en proyecciones especiales, como se ha hecho desde diciembre pasado en Italia, Reino Unido y Dinamarca. En Colombia, donde se vio en 2018, vuelve a salas de cine de Bogotá, Cali, Medellín, Bucaramanga, Barranquilla, Manizales y Pereira, desde este jueves 18 de enero. 

Cristina Gallego coproductora de la cinta en Colombia, suma su voz a la de Annemarie quien ha dicho “el cine no tiene el poder de cambiar la realidad, pero puede ayudarnos a comprenderla”. 

“Nosotros como coproductores de la película, sentimos una gran indignación por la censura de la película y las voces palestinas, desde los medios de comunicación, los cines y los espacios de la cultura en general.  No es un hecho aislado lo que ha sucedido con Wajib

En un mundo caracterizado por la abundancia y manipulación de la información, que se polariza entre mayorías económicas, políticas y morales, es indispensable abogar por la libertad de expresión que permita escuchar las diferentes voces, las voces de los artistas, incómodas tal vez, que cuestionan la realidad y el statu quo sin censura”, afirmó la cineasta colombiana. 

Es importante destacar que la película Wajib fue coproducida por Klinkerfilm de Hamburgo, mientras que la emisora NDR de Hamburgo, miembro de la cadena ARD, también apoyó la película. El segundo largometraje de la misma directora Annemarie Jacir, When I saw you, ganó el premio a la Mejor Película Asiática en el Festival Internacional de Cine de Berlín en 2012 y su más reciente producción, The oblivion theory, obtuvo el primer premio en el Mercado de Coproducción de la Berlinale en 2021.

Lo curioso es que estos dos últimos títulos, a diferencia de la temática de la comedia Wajib, hablan directamente de la situación política en Palestina. 

Trailer 

Sobre la película

Este drama romántico de una familia palestina cristiana en la ciudad israelí de Nazaret, cuenta sobre Abu Shadi un padre divorciado y maestro de escuela, que después de la boda de su hija en un mes, vivirá solo. Shadi, su hijo arquitecto, llega de Roma después de años en el extranjero para ayudar a su padre a entregar personalmente las invitaciones de boda a cada invitado, según la tradición palestina. A medida que padre e hijo pasan el día juntos, los tensos detalles de su relación llegan a un punto crítico desafiando sus frágiles y muy diferentes vidas.

El término wajib, que le da el título a la película, se puede explicar como “deber social”, pero la realidad es que la cinta “encantadora y conmovedora”, como la describieron en otros países donde se estrenó, va mucho más allá. Además de mostrarle al espectador diversos aspectos de las costumbres de una familia palestina y su relación con su entorno israelí, habla de aspectos propios de cualquier familia en el mundo, como lo son las diferencias generacionales, políticas e ideológicas entre un padre y un hijo. 

Sobre la película habla la directora Annemarie Jacir, quien ha dirigido 16 películas y es considerada una de las 25 nuevas caras del cine independiente de Filmmaker y parte de la Nueva ola árabe según Variety. 

¿Es cierto que su relación con Colombia no es tan lejana como se creería? y no hablo solamente de que Wajib sea la primera película entre Palestina y Colombia. 

Es verdad, el hecho de que Wajib sea la primera coproducción entre nuestros países es una de las cosas más increíble acerca de este filme y estoy muy orgullosa de ello, especialmente porque mi abuela nació en Barranquilla y los palestinos tenemos relaciones muy cercanas con Colombia. 

No es una película con tintes políticos, pero muchos de los diálogos llevan por ese rumbo.

Mi forma de trabajo es mantener lo más orgánico y verdadero de los personajes y lugares, en este caso es Nazaret. Me enfoco en historias humanas, con sus fallas y conexiones. El hecho es que nosotros vivimos en un mundo político, en donde todo a nuestro alrededor gira en torno a la política. Como palestinos, somos personas luchando por liberarse de una entidad colonia. 

¿Y el ingrediente de la comedia?

La comedia fue algo que no agregué, pero es algo muy palestino. Nosotros tuvimos que manejar nuestro sentido del humor a pesar de las circunstancias. Encontré que este humor seco está muy presente en nuestra sociedad y también en la mayoría de las personas que se encuentran en situaciones difíciles, algunas veces es todo a lo que nos podemos aferrar. Además, en el caso de Palestina, sin mantener nuestro sentido del humor, la realidad de nuestras vidas es más depresiva de sobrellevar, por eso lo necesitamos para sobrevivir.

La película nace de una tradición de boda, pero termina tocando temas universales que se dan en cualquier familia ¿era consciente de eso cuando escribió el guion?

En el desarrollo me llamó la atención la historia de estos dos hombres, quienes tomaron diferentes opciones de vida y la manera cómo vivirla. Se dice mucho sobre Palestina, sobre nuestras contradicciones, nuestros deseos y fue una historia muy personal para mí. Pienso que la película es bastante específica sobre Palestina –y en general la vida en Nazaret– pero también pienso que cualquiera que sienta el dolor de la familia, o de personas muy cercanas, incluso estando lejos, puede conectarse con la historia.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.